[Opinión] Por qué Mario Odyssey es uno de los mejores juegos de la saga WiiU

12

Introducción

Empezaré este artículo dando un dato que casi se puede considerar objetivo: la Switch va viento en popa. Su juego de lanzamiento es GOTY y a finales de año sacaron el segundo vendeconsolas y la expectativa de grandes juegos para el año que viene, asegurándose un éxito navideño.

Hoy vengo a hablaros de este segundo juego: Mario Odyssey. Siempre he sido más fan de la saga Mario que Zelda, pero sin haber probado ambos juegos tenía claro que Breath of the Wild era mejor que Odyssey. Ahora que tengo ambos puedo comparar y… tenía razón.

Eso sí, infravaloré a Mario: pensaba que sería de los que amplían el catálogo de una consola una vez la tienes, pero no de los que te motivan a dar el paso y comprarla. Al fin y al cabo Mario Galaxy 1 y 2 y Super Mario 64 son de los más aclamados de la historia, así que no debemos engañarnos por ese aura de “simple pero divertido” que a menudo tienen los juego del fontanero, ni por los spin-offs de relleno.

Me equivocaba, vaya que si me equivocaba.
Podría intentar comentar en un par de frases por qué me parece un gran juego, pero no soy capaz. Primero, porque me gusta sobreexplicar las cosas (quien me haya leído otras veces lo sabrá) y segundo, porque no le haría justicia a un juego tan sumamente cuidado y detallado.
Así, pues pasaré a hablar detalladamente de cada aspecto del juego que me ha hecho engancharme a él. Por supuesto habrá spoilers menores y mayores (si es que se puede hablar de spoilers en un juego de Mario) así que cuidadín si quieres evitártelos. Dicho esto empecemos con el primer aspecto y el más general.

¿Por qué me gusta Mario Odyssey?

Porque es divertido

Casi siempre que hablo de Nintendo hago hincapié en que su base es la diversión. Entretenimiento puro y duro, sin más pretensiones. Una vez que esto está asegurado, podemos ir a por otros objetivos.

Su máximo exponente es Mario. En sus juegos, sobre todo en los originales, no hay que comerse el coco ni perder el tiempo con nimiedades: enciendes la consola y te encuentras con un personaje cuyo objetivo es llegar a la línea de meta. Dispones de un botón para saltar y otro para correr y solo tienes que ir hacia delante esquivando enemigos. Poco a poco han ido añadiendo nuevos elementos, pero normalmente son mecánicas para hacer el juego más fluido o power-ups que puedes usar con total libertad.

Mario Odyssey es divertido. A lo largo del juego encuentras una gran variedad de enemigos, situaciones y escenarios para que los afrontes y derrotes a Bowser. Además, también te deja mundos más o menos grandes para los explores a tu gusto; y no son lineales, sino que hay varios niveles de plataformas y cuevas para que tengas que saltar de un lado a otro para llegar a todos los lugares.

Y lunas, muchas lunas, para que te aburras de ellas. Vale, eso fue paradógico, el caso es que hay plena libertad para coger las lunas más fáciles y luego marcharte a otro mundo cuando veas que tienes que rebuscar demasiado. El caso es que en ningún momento se hace cuesta arriba, porque casi siempre tendrás la opción de ir a hacer otra cosa.

Porque lleva los saltos a otro nivel

Mario es Jumpman, el personaje de videojuegos que tiene como icónica una mecánica que para la mayoría de juegos es básica. A lo largo de los años han ido añadiendo nuevos movimientos, que no son más que coordinar los saltos o usar otros botones para llegar más lejos, hasta que lo han convertido en uno de los personajes más acrobáticos que hay.

Sin embargo, el objetivo no es tener una potencia que te permita cruzar cualquier distancia vertical u horizontal, eso ya se cumple en Sunshine. El objetivo es que todo esté bajo tu control, que sepas en todo momento los movimientos que tienes y cómo usarlos. Sí, tienes una ayuda externa en Cappy, pero a diferencia del ACUAC es tan solo un apoyo para tus saltos y no la herramienta principal: es Mario con sus poderes típicos y un objeto que le da un poquito más de impulso si el jugador sabe usarlo, no una especie de power-up o traje de Iron Man.

Tampoco añade tantas cosas nuevas: más altura cuando saltas justo tras caer en bomba, el placaje aéreo (lo más útil sin duda) y el impulso que te da Cappy. Lo importante es que puedes coordinar todos estos movimientos con más fluidez que nunca y probar todas las combinaciones que se te ocurran, que tendrán resultados completamente distintos gracias a lo bien que las físicas de juego manejan el tema de la inercia.

Aunque parezca mentira, pocas cosas hay tan satisfactorias como comerte el coco sobre cuál es el mejor salto para alcanzar un lugar, ejecutarlo con perfecta precisión y al final darte cuenta de que había una ruta “oficial” mucho más fácil. Son cosas que jugadores como yo normalmente solo vemos en los speedruns, pero que en Odyssey están a la orden del día. Las distintas combinaciones se ejecutan con un mínimo de coordinación, cualquiera puede hacerlas si invierte unos minutos en curiosear las posibilidades.
Así que salta alto, sin miedo, que de eso va el juego.

Porque no se conforma con lo de siempre

Por un lado no abandona esa base de diversión y saltos que caracterizan el gameplay de la saga, ni los enemigos clásicos que siempre van ligados al diseño de su mundo. Sin embargo, los reinventa de una forma espectacular.
Para empezar, te deja capturar a muchos de ellos y así comprobar cómo se ve el mundo con sus poderes. Y acabas dándote cuenta de que no hay nada como ser Mario.

También da todas las vueltas de tuerca posibles al diseño de niveles: el clásico mundo de lava que hay justo antes del castillo de Bowser ya no es un aburrido volcán, sino un colorido volcán que es usado por las civilizaciones cercanas para cocinar comida gigante. El nivel de bosque es un jardín botánico enorme cuidado por robots y el mundo de desierto tiene un poblado mexicano. Si puedes meter elementos originales y divertidos, ¿por qué dejarlos en el tintero? Si total, es Mario, se premia más la creatividad que la lógica.

Y no solo se aplica a meter detalles surrealistas, sino a cosas que están fuera de lugar. Como el mundo que mucha gente está comparando con Dark Souls, con dragón de estilo clásico incluido. Cuando creías que el juego no podía sorprenderte más, ahí llega algo que te deja con la boca abierta. En todo mundo encontrarás algo que no te esperabas.

Porque es un viaje

No hay que ser un genio que Mario Odyssey es un La vuelta al mundo en 80 días. Al contrario que Galaxy no es una aventura por mundos hostiles, sino que es un agradable viaje por el planeta sin salir demasiado de nuestra área de confort.

A esto se refieren las constantes apariciones de un globo terráqueo, estoy seguro que se llamaría “Super Mario World” si no fuera porque el nombre ya está pillado.

A lo largo del juego viajas de un lugar a otro cada uno con sus características y sus habitantes: pasas de lluvias torrenciales a no ver una gota de agua, de asfixiarte del calor a congelarte del frío (como una primavera en el País Vasco pero a lo bestia), de lugares plagados de gente a otros alejados de la mano de Dios, conoces nuevas culturas, nuevas gentes, lenguas, paisajes increíbles… en definitiva, como lo que vivirías si cogieras un coche y te recorrieras todo el planeta. Es vivir experiencias de todo tipo con la única ayuda de los colegas que vayan contigo, guías turísticas y mapas (como la guía del juego) y las indicaciones que te den cuando llegues a un lugar nuevo.

Este también es el motivo de que puedas comprar objetos decorativos para la nave: son pegatinas y objetos de recuerdo típicos. La nave acaba como acabaría tu coche (o tu mochila) tras un viaje como ese.

Y cuando terminas tu viaje, vuelves a casa cargado de recuerdos (objetos físicos y experiencias) y la ves con otros ojos. Por un lado te has acostumbrado a ser un turista y te fijas en cosas de las que antes no te percatabas: la comparas con otras ciudades que has visitado y te das cuenta que tiene una serie de cosas que la hacen única, sientes lo que sentiría un turista cuando llega a ella. Pero por otro lado es tu casa y por muy vista que la tengas, la echabas de menos. Hacía mucho tiempo que no la veías y tras las experiencias vividas, toda volver a casa y descansar.

Y sí, mi párrafo anterior tiene un doble sentido. Porque tras este maravilloso viaje que es Odyssey vuelves a tu hogar y lo ves como un mundo más (energi”lunas”, monedas moradas, etc.) pero a la vez es un mundo que ya conoces y que añorabas. Lo cual se vincula con el siguiente apartado.

Porque está plagado de referencias y homenajes

No hay un solo mundo que no tenga referencias a otros juegos de Mario. Me aventuraría a decir que es un juego que más disfrutas cuanto más sabes de la saga; por esa regla de 3, ¿los que más lo disfrutan son aquellos a los que más les gusta la saga? ¿Es fanservice?
No creo que se pueda considerar fanservice puesto que la mayoría son detalles que sacarán una sonrisa a quien los pille, pero no hacen que la experiencia de alguien que no los conozca sea menos completa.

Los hay muy obvios (la orquesta de Pauline tocando el tema principal de Mario o el festival basado en los niveles de Donkey Kong), algo más ocultos y que solo los fans veteranos conocerán (el huevo de Yoshi en el castilllo de Peach o las Superestrellas) y algunos que solo descubrirás si te paras unos segundos a pensar (Koopa el rápido, Klepto el cóndor, el bolso de Pauline). Como podéis ver casi todas las referencias son homenajes a Super Mario 64, del cual se sigue la estela, o a Donkey Kong, siendo Nueva Donk un enorme homenaje a ese juego.
No solo de los juegos antiguos sino también de los más modernos, como la presencia de la Cuadrilla Toad, las monedas con la forma de fragmentos de estrella y el Capitán Toad.

Pero ahí no queda la cosa. Por ejemplo tenemos el tema de los trajes, ya que casi todos están basados en alguna apariencia de Mario de juegos principales, spin-offs o comerciales japoneses (aunque muchos de esos trajes sean algo tópicos). También tenemos el hecho de que la industria del reino de Bowser (de estética japonesa) sean un tipo de naipes como las que fabricaba Nintendo hace más de 100 años.

También hay referencias a otros elementos no relacionados con Nintendo como las dos estatuas inspiradas den Raijin y Fujin, la leyenda japonesa de que hay conejos en la luna y el volcán y las ruinas basados en el Vesubio y Pompeya, respectivamente.

Las hay de todo tipo: temas musicales (o fragmentos cortos escondidos en otras canciones del juego), imágenes rápidas, menciones, personajes o incluso mundos enteros. Lo que en otros juegos son Easter Eggs en Odyssey son una constante.
Parece que el festival de Nueva Donk es un gran homenaje a los orígenes de Mario, pero en realidad oculta un símbolo mayor: todo el juego es un homenaje a toda la saga, mostrando lo que siempre ha sido y lo que puede llegar a ser.

Y una vez más, nos lleva al siguiente punto.

Por el cariño y cuidado que tiene

Es algo que cada vez vemos en los juegos de Nintendo: el nivel de detalle. Cada conversación, cada esquina, cada imagen está cuidadosamente elegida.
Pongamos el ejemplo de los trajes. Yo pensaba que habría unos cuantos, pero nunca imaginé que habría tal cantidad. Muchos trajes, cada uno especial en sí mismo.

También ocurre con las energilunas: es cierto que hay muchas que están “repetidas” (dos de carreras de Koopa, una de pájaro errante, una de Capitán Toad y otra de Peach por mundo) y también hay otras que están colocadas en el primer lugar que pillaron, pero la cantidad es muy superior a cualquier juego de Mario que se considere.

Cada rincón del mundo es único porque el juego está creado con un cariño excepcional. En esta obra se observa el esfuerzo de los desarrolladores de que en ningún momento parezca vacío o mecánico.
Y aquí seré sincero: realmente esperaba algo más de libertad. Cuando vi el primer tráiler me esperaba que los mundos fueran mucho más grandes. También esperaba que lo de las capturas se tradujera en un sinfín de formas distintas de explorar estos niveles y no unas rutas simples para seguir siempre de la misma forma.
Sin embargo, cada lugar de este juego está hecho un con cuidado tal que no me importa que no sea un mundo tan abierto, sino más del estilo de 64. Respecto a las capturas sí que me han defraudado un poco, pero hay una gran cantidad de ellas y se esmeraron en que todas se utilizaran más de una vez (utilizando para ello para ello los subniveles extras de cantidad poco desdeñable), así que no puedo tener queja alguna en este aspecto.

Por su música

Seré sincero: la banda sonora de Mario Odyssey no es mi favorita. Pero no quita que me parezca muy buena. El problema es que en ocasiones la he sentido genérica: en otros juegos todas las melodías gritan “BSO de Mario” por todos los costados, mientras que las de Odyssey podrían pasar perfectamente por la música de una película o de otro videojuego de un tema específico.
¿Esto es malo? Pues no. Eso indica que la banda sonora es flexible y se adapta a cualquier situación. Tienes música italiana, jazz, mexicana… todas están muy bien compuestas y logran dar la sensación de que estás en el lugar donde suena, la experiencia es completa. Hay tal variedad de lugares que la música es también muy variada, por lo que es difícil establecer criterios que vinculen todos los temas y digas “esto suena a Mario Odyssey”.

Pero quitando esto, cada melodía por separado es agradable de escuchar y concuerda muy bien con cada situación, por lo que no se puede decir que la banda sonora sea mala (ni mucho menos).
El nivel de la música es alto y hay algunos temas que destacan sobre el resto:

(estoy seguro de que nos dará nostalgia escucharlas dentro de un par de años)

Son las dos canciones que suenan en los dos tráilers y para mí las mejores del juego. No solo me parecen las mejores, sino que son también las más emocionantes de escuchar dentro del propio juego, cuando aparecen en un momento concreto. Dan energía y te impulsan a seguir jugando y superar todos los obstáculos.

Además, te dejan reproducir en todo momento la canción que quieras de la playlist del juego, lo cual se agradece porque hay temas que suenan en lugares muy concretos y zonas amplias para explorar que no tienen música sino sonido ambiente. Que quizá pongas una que no pega con el contexto, pero hay algunas canciones que nunca suenan mal.

Porque muestra un mundo vivo

Este es otro aspecto que uso a menudo para elogiar juegos que me han gustado. Me refiero a la capacidad de crear un universo ficticio creíble. Y con esto no me refiero a que todo tenga que ser posible, no tengo problema en que haya champiñones voladores o dragones que hablan, sino que una vez que te has sumergido en las reglas de ese particular mundo todo lo que ocurra parezca real, que las reacciones de sus habitantes parezcan posibles.
Y no solo eso: que se vea que el mundo existía antes de que tú llegaras y la vida en sus lugares sigue una vez que tú no estás presente. No es una especie de Show de Truman en el que todo está preparado para ti, sino una realidad diferente a nuestro mundo en el que la gente convive, trabaja, viaja y crea.

No quiero decir con esto que tenga que crear unos mapas constantemente cambiantes con una inteligencia artificial que actúe como si fuera otro jugador y esté siempre disponible. Más simple que eso, solo tienen que mostrar una cierta sensibilidad y reaccionar ante lo que sucede a su alrededor.
El simple hecho de que los habitantes de un lugar te digan cómo estaban las cosas antes de que atacaran los monstruos, cómo están ahora y cómo están una vez tú has ayudado. Este es un recurso que se usa a menudo en toda clase de juegos para que no sea una experiencia vacía: no te dicen “hay un monstruo malo, ve y derrótalo” sino que te explican quiénes son, qué les ha ocurrido, cómo en qué les afecta y cómo se sienten. Lo que haces tiene un significado, porque estás ayudando a un grupo de seres que sufren debido a un villano, un grupo de seres cuya vida tranquila y feliz es comprometida. A todos nos salta la vena heroica en este momento.

Pero no es solo el comentario: ves que su comportamiento se ajusta a lo que están diciéndote. Lloran, se asustan, se agobian, se enfadan y se alegran cuando las cosas se solucionan. Y también hacen otras cosas al margen del problema: hablan de sus sueños, de sus gustos, sus planes, su trabajo… en fin, te hablan de sus vidas. Te dan a entender que hay mucho más aparte del reducido ámbito que tú ves.

Con los reinos pasa lo mismo. Todo mundo tiene una descripción en forma de folleto turístico donde te explican algunas cosas como los lugares de interés o la industria. Es muy interesante estudiar estos folletos.

Para empezar, su mera existencia indica quelos habitantes de estos mundos viajan de uno a otro con total libertad. También muestra que muchos de los lugares y objetos que te encuentras ya están documentados, lo que da la sensación de que más que un aventurero, eres un turista más que se ha salido un poco del recorrido oficial.

Cuando te dice que “no se sabe a qué corresponden estas ruinas” puedes ver implícito que hubo una civilización en un pasado, que ya desapareció, han pasado años y hay científicos y curiosos que investigan sus ruinas. Cuando te hablan de la industria de un lugar no solo te dan un poco de información sobre ese mundo, sino que te están dando a entender que hay una red de comercio entre los mundos y cada uno otorga ciertos bienes gracias a las características de su lugar.

Por supuesto, todo lo que he dicho hasta ahora no es exclusivo de este juego; de hecho, es algo que se ve muy a menudo. Sin embargo no quería dejar de recalcarlo puesto que es algo que muy raramente se ve en los juegos de Mario y que aquí está muy bien implementado. No necesita grandes explicaciones sino un par de frases bien escogidas que te hacen ver más allá de lo que tienes delante, siempre de forma consecuente con el resto del juego. Lo han hecho con total naturalidad y es cómodo para el jugador, que no se pierde en grandes historias ni subtramas.

Otro aspecto que ayuda mucho en la inmersión son los turistas. Un ejemplo es Peach, que aparece en todos los mundos una vez has terminado el juego para darte una energiluna en cada uno. Peach no te la da simplemente sino que va vestida con ropa acorde al lugar, te cuenta qué le parece el lugar y te explica la actividad que estaba realizando cuando encontró la energiluna. Ya sabes que no está parada en el sitio donde la viste sino que lleva un rato visitando un lugar y entreteniéndose con lo que éste le ofrece. Como una turista más que disfruta de sus vacaciones.

Y hablando de turistas, no eres el único. También están Kim Triga (la esfinge), el mariachi con su taxista, el Toad que escucha música, Cotorreta y el perrito. No eres el único que viaja, ellos también están dando vueltas por el mundo.

Cuando llegas al último mundo te espera una sorpresa: personajes de todos los reinos que has visitado están ahí para animarte ante el nivel más difícil del juego (que no llega a la dificultad de los de Galaxy 2 y 3D World pero bueno). Son gente agradecida por todo lo que les has ayudado, caras conocidas que se han convertido en tus amigos (aunque solo sean NPCs genéricos). Una buena forma de acabar el viaje, reflexionando sobre las maravillosas personas que has conocido.
Es inevitable sonreír a ver a Kim Triga diciéndote lo agradecido que está por ayudarle. Y al final se le coge cariño a Cappy aunque yo esperaba que fuera el típico menú parlante más molesto que otra cosa.

Y esto ha sido por lo que más me ha gustado el juego: porque crea un mundo que engancha desde el principio y siempre motiva a seguir explorándolo. Cuando terminas en un mundo lo primero que quieres hacer es conocer el siguiente porque sabes que alguna sorpresa te vas a llevar. Lo primero que haces al llegar al nuevo mundo es abrir la guía para ver qué personalidad le han dado a una simple playa o una simple selva. Y una vez que estás allí no te vas hasta que lo has explorado de cabo a rabo porque siempre hay algún NPC simpático o un reto divertido.

Pero no es lo único. Es divertido y logra enganchar, tiene retos que no son difíciles como para desesperarte pero sí que te obligan a no avanzar a un ritmo lineal y cómodo. Una vez que has rescatado a Peach quedan muchas horas de juego. Te da una cierta libertad en cada mundo para que lo explores a tu gusto pero no llega a ser uno de esos mundos abiertos tan grandes que se hacen pesados e inabarcables. Un buen número de enemigos, de trajes, de personajes, de niveles…
Siendo la típica historia de Mario (Bowser secuestra a Peach) trae muchos detalles nuevos.
Para demostrar que no hace falta dar un cambio radical a la fórmula aunque pasen años y años, solo hacer que motive como siempre lo hizo y que acabes sabiendo más de los personajes que cuando empezaste. Y la escena posterior al rescate de Peach es perfecta, es divertida y concuerda mucho con el universo de Mario aunque pille completamente por sorpresa.

Así, Mario Odyssey me parece de los mejores de la franquicia porque sorprende y es original sin perder los elementos que nos hacen amar a la saga. Todo lo contrario: busca nuevos enfoques y exprime al máximo el potencial de lo que ya sabíamos de este mundo. No diré que es el mejor de la saga porque es algo muy subjetivo y cada juego es único, eso ya dejo que lo decidáis vosotros. Solo diré que los niños de ahora son tan afortunados de que Odyssey sea su infancia como yo lo fui al disfrutar de 64DS y Galaxy.

Seguro que me he dejado muchas cosas en el tintero, pero es imposible abarcar la totalidad de este juego tan grande y ya he sido muy pesado por hoy, así que me despido con un amigable saludo. Espero que hayáis disfrutado leyendo y que compartáis vuestras impresiones sobre el juego y sobre el artículo en los comentarios.

7 12

12 comentarios

3 de February de 2018 - 14:03
#1 JOSEOL
os lo resumire rapido:porque esta en posicion de los big boys junto a los super mario galaxy y mario 64... yep
y justo debajo de SUPER MARIO BROS 2 BABY

11 0 1

3 de February de 2018 - 15:47
#6 OBDC8
Lo único que no me gustó, es que tal como te prometían las noticias y anuncios, Mario tendría una gran variedad de "pequeños mundos abiertos" (recuerden la línea de separación donde lo ponían con el 64 y sunshine separado del galaxy)para explorar, pero luego muchos de ellos como el reino sombrero y el del lago son más pequeños y lineales que muchas galaxias del galaxy

4 0

3 de February de 2018 - 14:53
#4 MATTEVANS
#1 Game of the year once again BABYYY
Ahora en serio. No he jugado al juego (no tengo la switch) pero aunque oigo un montón de cosas buenas de él veo que también hay una parte que dice que el juego no es tan bueno o que está sobrevalorado, tal vez a causa de los haters que surgen como respuesta a los fans que lo ponen por las nubes (como ha pasado muchas veces con otros videojuegos)

3 0 1

3 de February de 2018 - 16:38
#8 WALUIGI_NUMBER_ONE
Maldita sea Juan, yo también quería hacer un post de estos explicando por qué este juego es la hostia, supongo que me quedaré con las ganas.
Aun así, merece muchísimo la pena comprarse una Switch por este juego. Son horas y horas de cosas que hacer sin cansarse.

3 0 1

3 de February de 2018 - 14:48
#3 QUINTHATER
Pues a mi sinceramente de los 3D me ha parecido de los flojos (por encima de 3D Land y 3D World naturalmente), aunque sea un juego muy currado y siga siendo genial es extremadamente facil sin contar la misión de las 500 energilunas y la mayoría de lunas están en sitios muy a la vista. Supongo que me ha afectado excesivamente el hype y que no me gustan demasiado los juegos de mundo abierto y que por eso no lo valoro tanto.

2 1 1

3 de February de 2018 - 15:56
#7 LAKRIBA
Buen análisis. La verdad es que me habrías convencido para pillármelo. Pena que no tenga la Switch y realmente pase de esa consola.

2 1 1

4 de February de 2018 - 18:38
#12 JUANCUESTAJURADO
#7 @lakriba Muchas gracias.

#8 @waluigi_number_one Pues escoge un juego que hayas disfrutado mucho y a trabajar, que seguro que sale algo muy interesante

#10 @djenriquito32 Pues como tantos juegos en los que lo difí il es el postgame. Solo mira el Frente Batalla y similares

1 0

3 de February de 2018 - 14:47
#2 INKINGSAMA
debo decir, jump up super star esta a otro nivel musical comparada con otras canciones de la saga

0 0 1

3 de February de 2018 - 15:20
#5 ELALDEANO
#4 @mattevans Yo tampoco lo he jugado ni tengo la consola (este año seguro que la tendré ;-;) pero debo decir que aun sigo sin creerme que el juego exista se ve tan bonito y perfecto.

#2 @inkingsama Sí, en mi opinión Nintendo debería hacer más canciones con gente cantando porque les salen genial, hoy en día sigo escuchándola y no me canso, es hermosa. (Pero sin dejar de hacer esas canciones de jazz tan geniales de los Marios actuales)

0 0

3 de February de 2018 - 17:21
#9 REDSAVARIN
Interesante, aquí tienes el por qué Mario Odyssey es uno de los juegos más mediocres de la saga:

1 1

3 de February de 2018 - 18:06
#10 DJENRIQUITO32
#3 @quinthater Es cierto que el modo historia puede ser muy fácil, pero realmente estaba planeado hacerlo así, ya que como dijeron en Leyendas Y Videojuegos con Mario Odyssey ha hecho que cualquiera pueda pasarse el juego simplemente por disfrute (como por ejemplo un niño pequeño o un anciano) pero que los retos post-game como las 500 lunas o la cara oscura y más oscura de la luna hagan que los jugadores más experimentados sigan teniendo problemas con el juego.

0 0 2

3 de February de 2018 - 18:07
#11 DJENRIQUITO32
#10 @djenriquito32 Quiero reiterar algo: "realmente es posible que estuviese planeado así".

0 0

Deja tu comentario

Necesitas estar registrado o iniciar sesión con tu cuenta Memondo para poder participar.