Es hora de dejar de compararlo todo a Dark Souls.